Archivo de la categoría: SALUD

A propósito de las vacunas

    Prácticamente todos los gobiernos del mundo mantienen y financian campañas de vacunación a la población. Nuestros altruistas y magnánimos gobernantes, se preocupan por nuestra salud y buscar beneficiarla con este tipo de campañas. ¿Pero podemos confiar en ellos?

   No quiero entrar en el debate de si las vacunas son o no son beneficiosas, tan sólo reflexionar sobre si debemos confiar nuestra salud a quién dice hacer lo mejor para los habitantes de cada país. ¿Podemos creer a nuestros gobernantes cuando nos dicen velar por ella?

   Cuando día a día se evidencia que las decisiones que toman nuestros temporales regentes y legisladores favorecen única y exclusivamente al gran capital, a los muy muy muy ricos, tratando al resto como una prescindible masa de desposeídos que tan sólo ansía que papa estado les mantenga y pague los caprichos (bueno, hay excepciones, exactamente cada cuatro años), no veo que quienes gobiernan se preocupen lo más mínimo por el bienestar de los ciudadanos.

   En el caso de Españistán, si nuestros gobiernos sostienen una exagerada inversión en investigación militar (hay quien dice que sólo nos aventaja USA), si se invierten grandes cantidades en material antidisturbios, si se mantienen e implementan leyes que facilitan el despido y el desahucio y que abocan a multitud de familias a no poder alimentarse ni vivir en condiciones, ¿podemos creer que a esta gente de promesas fáciles les importa nuestro bienestar?

   Su honradez es cuestionada en cualquier ámbito, te califican y te tratan como a un terrorista si protestas contra sus decisiones, te mienten, sus decisiones se muestran arbitrarias, es imprescindible tener una renta muy alta para acceder a sus magnánimos indultos, ¿y se preocupan por nuestra salud? ¿Es posible que piensen que podemos ser ciudadanos sanos sin un techo, sin una buena alimentación y sin unas condiciones de vida estables, tan sólo con la administración de una serie de vacunas?

Un abrazo, Nando

Ortorexia, un complicado trastorno alimentario.

   La psiquiatría nos obsequia de vez en cuando con un nuevo catálogo de trastornos psicológicos. Quienes hablan de ello, dicen que se pueden llegar a definir hasta “trastornos” de desobediencia a la autoridad. Aunque he leído algo acerca de esta última, no he encontrado ninguna referencia que me asegure al 100% de que esto sea así.

   De la que si he encontrado nombre y definición es de la ortorexia de la que “wiki” nos dice:

   “Ortorexia, u ortorexia nerviosa es un término acuñado por Steven Bratman para calificar como trastorno alimentario la obsesión patológica por comer comida considerada saludable por la persona, lo que este doctor estadounidense sostiene que puede llevar a la desnutrición, incluso a la muerte.1 2
Bratman acuñó el término en 1997 del Griego ὀρθός orthos, ‘correcto’, y ὄρεξις orexis, ‘apetito’.3 Literalmente ‘apetito correcto’, la palabra es un símil de anorexia, ‘sin apetito’.
Bratman describe la ortorexia como una obsesión perjudicial para la salud como el trastorno obsesivo-compulsivo, con lo que el paciente considera alimentación saludable. El sujeto puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasas, conservantes, o productos animales, y tener una mala alimentación. Bratman afirma que “la desnutrición es común entre los seguidores de las dietas de comida saludable.”

   Muy razonablemente se nos explica las raíces y las posibles consecuencias de esta enfermedad.
No niego que haya gente que lleve su relación con la alimentación a un grado de obsesión, de lo que dudo es de que para corregir la obsesión sea necesaria una medicación psiquiátrica.


Al margen de esto lo verdaderamente peligroso para
mí de esta “enfermedad” es que su afirmación lleva implícita otra afirmación: lo normal es comer cualquier otra cosa dentro de lo que nos ofrece el mercado. Comer sano como norma, se convierte en un trastorno, mientras se normaliza el echo de comer carnes hormonadas, vegetales “pesticidizados” y manipulados genéticamente, alimentos que por la cantidad de conservantes se aproximan a la “vida” eterna, refrescos que sirven de linterna por la noche y no sé cuantas cosas más. Puede que quien se alimente así esté sano para la psiquiatría, pero no pasaría un control anti-doping ciclista.

   Quién no ha vivido en una zona rural agroindustrial no sabe realmente la cantidad (y descontrol) de “ayudas químicas” que se usan.

   Muchas enfermedades convencionales desaparecen con pequeños cambios en la alimentación. No todos los alimentos son aptos para todas las personas. No se trata de hacer cambios radicales si no de evitar lo que nos hace daño. Llevar esto a la obsesión quizá sea más dañino que los propios alimentos, pero ello no quiere decir que la despreocupación en alimentarse sea sana. Por suerte, o desgracia, he conocido gente que se dedica a la producción agroindustrial de leche y otros alimentos que no consumen lo que ellos producen, a mí como mínimo, me da que pensar.

   Con un trastorno como este podemos calificar a cualquiera que busque una alimentación sana sin necesidad de ser obsesiva, ya que para quién come habitualmente lo que nos ofrecen las grandes superficies, el que busca algo diferente ya es “obsesivo”. De la misma manera nos da carta blanca para “disfrutar” de la amplia oferta de alimentos que los supermercados nos ofrecen.

   Si hay comentarios a este post, posiblemente sean del tipo comer “esto o lo otro es lo mejor”, antes de comentar, revisad si vuestras opiniones son “obsesivas”, no sea que haya algún psiquiatra al acecho. Este post no va de eso, va de manipulación, de cómo una rama de la medicina defiende un tipo de alimentación que enriquece a los de siempre, aquellos que comercian y se lucran con algo tan básico para la humanidad como la comida. Y su defesa la basa en la acusación de “infiel” a quien busca otra forma de alimentación.

Un abrazo, Nando

TERAPIAS ALTERNATIVAS

   Conforme vamos reconociendo nuevas pautas de información, intentamos entenderlas y procesarlas a través de nuestros conocimientos. Si no somos capaces de integrar y explorar esas nuevas conexiones cambiando nuestras estructuras mentales, lo único que conseguimos es aplicar las mismas formas de entender nuestro entorno a nuevos focos de interés. Nosotros creemos que estamos evolucionando y seguimos inmersos en los mismos patrones que limitan nuestras vidas y relaciones.
   Encuentro más evolución en pasar de ser un radical de la política a ser una persona moderada, que en ser un radical de la política a ser un radical de la ecología. Si esto lo aplicamos sobre el mundo de la salud, ¿cómo nos relacionamos con las nuevas terapias?
   Quizás estamos más necesitados de una forma alternativa de entender las terapias que en tener más terapias alternativas.
Un abrazo, Nando

ELECTROMAGNETISMO Y GEOPATÍAS

    Aunque son dos fenómenos completamente diferentes, generalmente reciben una sola forma de reacción por nuestra parte: miedo.

    A nivel de campos electromagnéticos, hasta hace no mucho, solamente nos preocupaban los creados por el hombre. Últimamente hemos tomado conciencia de un nuevo y más potente foco de radiaciones: EL Sol.

    Así que dentro del campo de las llamadas “terapias alternativas” se contemplan ambas fuentes de información (podemos llamarlas energía) como situaciones nocivas para el ser Humano. ¡Que bien!, si estamos aquí viviendo ahora mismo es gracias a la Tierra y al Sol (la Madre y el Padre) y resulta que son agresivos con nosotros. ¿Hasta cuándo perseguiremos nuevos culpables de nuestras situaciones personales? Siempre nos ha gustado más delegar la responsabilidad que asumirla. No quiero dar a entender que estos campos de energía sean totalmente inocuos para la Humanidad. Yo los entiendo como situaciones de mucha intensidad, que nos muestran donde no somos flexibles, donde nuestra energía se estanca. Lo mismo sucede si enchufamos un aparato eléctrico que funciona a 12 voltios a la red de 220; los circuitos que no están adaptados, se resienten y deterioran. Lo mismo nos sucede a nosotros, como no acabamos de ser conscientes de nuestra naturaleza, en el plano material estos bloqueos se manifiestan como tumores y otras enfermedades.

    Si somos capaces de cambiar nuestra relación con los sistemas que nos debilitan, aprendiendo a resolver los conflictos, podemos aprovechar estas fuentes de información de maneras más creativas. Al final, el balón siempre queda en nuestro terreno.

Un abrazo, Nando

SALUD

En estos momentos de mi vida, me es imposible asumir la salud física como un proceso bioquímico independiente de nuestra salud emocional. Casi cada avance y descubrimiento por parte de la humanidad ha sido presentado como una gran ayuda. Casi cada descubrimiento y avance de la humanidad tarde o temprano acaba generando miedos y conflictos.
Normalmente interpretamos estas nuevas informaciones en clave exclusivamente física, material, dejando de lado los procesos de consciencia. Ante esta interpretación parcial de la realidad, que día a día sostenemos, equivocamos nuestra interpretación de estos nuevos procesos y los limitamos.
Cuando esto es aplicado a la salud cada nuevo hallazgo sobre el cuerpo físico, normalmente es aislado del resto, de tal forma que sólo contemplamos una parte de la información completa.
Cuando estos descubrimientos tienen que ver con nuestro entorno, aplicamos nuestra visión del bien y del mal, e interpretamos esa información en clave de dualidad. No solemos ser capaces de entrever la información de una manera integradora. Esta forma de afrontar la vida es una continua fuente de conflictos que a la larga generan miedos que repercuten en nuestra salud.

Un abrazo, Nando