Archivo de la categoría: CONCIENCIA GLOBAL

Sobre el NWO y la ironía implícita en su nombre.

   Desde hace unos años se viene hablando mucho sobre el NWO (Nuevo Orden Mundial), sus maldades, su conspiración para crear un gobierno mundial al servicio de los poderosos, etc.

   No voy a entrar a comentar si esto es cierto o no. Sobre esto ya se ha escrito mucho. El caso es que me resulta curioso que a esta conspiración se la denomine NWO, cuando lo que persigue lleva sucediendo toda la historia conocida. Que lo llamen Orden Mundial y ya está. Pretender vendernos que lo que persigue esta élite es algo nuevo es inaceptable. Añadirle el adjetivo  “nuevo”  implica aceptar que esto no ha sucedido ni sucede. Aceptarlo así implica asumir que al menos hemos vivido como una sociedad libre parte de nuestras vidas… ¿libre? Cuando desde pequeños cada ser humano nacido ha sido moldeado según las creencias y costumbres del colectivo que lo ha acogido. Religión, educación, leyes… que siempre han estado al servicio de quien las dirige, no de quien las padece.

   Pretender que hemos sido libres hasta ahora es un absurdo, tan sólo hemos podido escoger en qué parte de la prisión nos situamos, o que labor desempeñamos (muchos ni eso), siempre sometidos a la tutela de nuestros carceleros mentales y físicos que nos venden esta prisión como libertad.

   Quizá mucha gente a dudado de que esto sea así, pero cada vez queda menos. Cada día que pasa es más evidente de que no hemos sido libres, que nunca se ha legislado para ser LIBRES, todo lo contrario, nos han vendido leyes que nos oprimen como el sumun de la libertad. Nos han robado nuestra libertad económica para enriquecerse mientras que quién se sienta a cenar con quien legisla goza de privilegios e indultos. Nos han llenado la cabeza de pecados y miedos, lo que conocemos como religión sólo ha sido la primera, existen muchas otras que por no referirse a dioses no son menos “religiones”. Así que de Nuevo, nada. Siempre hemos estado al servicio de los más poderosos, nobleza o dirigentes de la revolución, lobbies religiosos o científicos, banqueros o multinacionales…

Un abrazo, Nando

PD: si te ha gustado este texto u otro escrito por mí eres libre de compartirlo. Compartir nos enriquece, competir nos arruina.

Anuncios

Religionismo alimenticio

   Hace un rato me he visto envuelto en un curioso debate en torno a las diferentes opciones de alimentación. Es un lujo que nos podemos permitir quienes podemos escoger. Un absurdo que define muy bien a una sociedad basada en la división y el conflicto entre "opuestos". No quiero entrar a debatir sobre quien crea o a quien favorecen estas divisiones, ya lo hice en otros posts. El caso es que nos posicionamos con una opción negando las otras en algo tan importante y personal como la alimentación.

   Entre vegetarianos que criminalizan a los carnívoros y carnívoros que se preocupan por la salud física (carencias alimenticias) y mental (para la OMS el crudivorismo es un trastorno psicológico) de los vegetarianos se genera una lucha basada en las creencias de cada grupo.
Quizá la única manera justificada de defender una posición sea con argumentos coherentes. Para mi esa coherencia se ve influenciada por las experiencias, creencias y entorno social de quien la expresa, así que pretender que nuestra coherencia sea compartida por otros es una entretenida manera de pasar el rato. 
 

   Quién enarbola la bandera del vegetarianismo muchas veces basa sus argumentos en la explotación animal y sus penosas condiciones de vida y en la manera que ésto puede afectar a la salud. Comparto esta exposición pero la hago extensible a los vegetales. No encuentro mucha diferencia entre comer un producto animal criado en condiciones "infranaturales" o hacer lo propio con un vegetal. Y sí la agricultura y ganadería ecológicas están muy bien, pero no dejan de ser nuevas banderas que enarbolar para justificar nuestras creencias. A fin de cuentas si conviertes el cultivo ecológico en agroindustrial para poder llegar a más gente y abaratar el producto, pierdes la esencia y lo mutas en un producto más de consumo.

   Quien defiende el "carnivorismo" basándose en concienzudos estudios científicos de la OMS que califican el vegetarianismo de trastorno psicológico, que se plantee a quién beneficia ese tipo de estudios. Principalmente cada trastorno psicológico es susceptible de ser tratado psicológica o farmacológicamente. Alguien va a ganar mucho dinero con esto. La OMS "informa" en base a los resultados de diferentes análisis realizados por expertos… subvencionados por empresas farmacológicas. Para mi parecer, como mínimo resulta sospechoso. Si a estas alturas de la situación global no hemos aprendido que detrás de cada gran titular y problema expuesto por quienes gobiernan los países, la salud, la alimentación, la paz, etc. hay alguien que va a ganar mucho dinero, estamos arreglados.

   Mi opción es vegetariana porque nunca me gustó comer carne, no hay ideología, es algo práctico. Después de siglos de la dominación de la iglesia sobre las creencias de la gente, nos desapegamos de ella y la sustituimos por por ecologismos, política, alimentación, fútbol, con tal de poder discutir y "convertir" a quien opina diferente. Sostenemos una actitud religiosa ya que no aceptamos las incongruencias de quienes nos facilitan las ideas a defender, las defendemos en un acto de fe y si no tenemos argumentos para defenderlas nos centramos en las incongruencias que sí somos capaces de ver: las del oponente. Cualquier idea aceptada ciegamente es una forma de manipulación. Si no somos capaces de ser críticos y analizar cada información que llega nos convertimos en abanderados de algo que no nos pertenece. Posiblemente en cada idea y razonamiento hay algo que nos pueda resultar útil de una manera u otra, no por ello ha de ser útil a otros.

   Discutir sobre algo tan trivial como la alimentación de cada uno es un reflejo de la sociedad en que vivimos, una sociedad que a muchos nos gustaría mejorar. ¿Es esta la mejor manera? Mi experiencia me ha llevado a enarbolar muchas banderas, primero de otros, luego mías. Ahora sólo comparto mis reflexiones.

Compartir nos enriquece, competir nos arruina.

Un abrazo, Nando

Cómo desmontar una pirámide.

  

   Durante siglos la sociedad ha estado estructurada piramidalmente. Esto se ha mantenido así, entre otras cosas, porque hemos aceptado que lo realmente importante de la pirámide es la cúspide. Esta situación se ha dado porque quienes se sitúan en los niveles más altos de la misma, han fomentado la división y el miedo entre quienes nos encontramos el nivel más bajo de esta sociedad.

   El engañoso “estado del bienestar” ha fomentado el espejismo de que era posible subir de nivel dentro de esta pirámide, mejorando nuestra situación y la de nuestra descendencia. La actual situación socioeconómica facilita enormemente el saber en que nivel de esta pirámide nos encontramos. Con tan sólo algunas preguntas del tipo “¿soy de los que ganan o pierden con esta crisis?” o ”¿en caso de guerra soy yo o mis hijos uno de los que va a ir a morir por causa de las desavenencias/intereses de los gobernantes de dos países?”.

   En las sociedades más desarrolladas (“capitalistamente” hablando), hemos creído que éramos nuevos ricos y nos hemos comportado como tales. Salíamos de cena a restaurantes, íbamos a actos culturales, nos paseábamos en magníficos coches, teníamos unas magníficas televisiones que había que subir por piezas a nuestro piso porque no entraban por la puerta… Maravilloso. Pero todo esto no nos ha hecho subir de nivel. Quienes se encuentran tan sólo un poco más arriba de esta pirámide no van a los mismos restaurantes y fiestas que nosotros. Nuestros coches parecen baratijas al lado de los suyos. Ellos se pasean en jets privados, veranean en lujosos yates y muy difícilmente llegaremos a verles cara a cara alguna vez.

 

   Dicho esto, creo que la solución al dilema está clara. La pirámide se mantiene mientras sigamos pensando que la parte importante es la superior. Tenemos que tomar conciencia de que quienes la sostienen somos quienes nos encontramos en su base. Que nuestra actitud determina la permanencia de esta estructura. Que mientras sigamos hipnotizados por su distribución , pensando que sí que podemos subir de nivel, seguiremos siendo útiles para su existencia. Que mientras veamos a quien está a nuestro lado como un enemigo o un competidor favorecemos a quienes tienen interés en que nada cambie. Que mientras nuestras inquietudes como sociedad se limiten a demandar medidas que hagan más llevadera esta carga, seguiremos siendo los tontos útiles que la hacen posible.

   En un mundo globalizado donde cada vez es más evidente que los gobiernos se pliegan a las necesidades de las grandes empresas, pensar que el derecho a voto es la herramienta que puede cambiar algo es una ilusión. Si en verdad son estas grandes corporaciones quienes orquestan los grandes flujos geopolíticos y sociales, les dará igual a quien votemos. Lo importante no es el voto, es el consumo.

   Todas las leyes electorales en el mundo están diseñadas para que siempre gane uno de los que se alternan continuamente en el poder. Ninguna ley contempla la ausencia de votos como algo a tener en cuenta, siempre se van a rellenar todos los asientos de los parlamentos… y ninguna de las alternativas políticas que existen proponen que esto deje de ser así. ¿Son entonces alternativas válidas para poder cambiar esta situación? Podemos seguir votando hasta la eternidad, la pirámide agradece nuestra colaboración.

   Pero si de alguna manera sostenemos esta pirámide es como consumidores. La sostenemos con nuestros impuestos, con nuestra productividad. Y cuanto más se perpetúa nuestra sensación de carencia, más la fortalecemos. Lo importante no es la cantidad de dinero, al fin y al cabo, nosotros le otorgamos el valor que tiene. Lo importante es la unión. Y quienes se encuentran en la cúspide están unidos y de acuerdo, normal, les va  muy bien. En cambio a los que peor nos va, nos pasamos la vida discutiendo en torno a qué millonario queremos que gobierne, qué multinacional de la verdad única tiene la razón o qué grupo de multimillonarios corriendo detrás de una pelota es el mejor del mundo.

   Mi propuesta de “despiramidización“ es sencilla. Cambiar competencia por colaboración como herramienta de cohesión social. Si nuestra actitud fomenta la división nunca saldremos beneficiados. El resto vendrá solo. 

Un abrazo, Nando

PD: no pretendo dar lecciones, ni salvar a nadie, tan sólo son reflexiones que surgen al hilo de los acontecimientos. Reflexiones en las que creo porque el hilo de mi vida me ha traído hasta aquí. Simplemente las comparto para que cada quien aproveche lo que le sea útil, si es que algo le sirve, igual que las reflexiones de otros me han sido útiles a mi. Compartiendo nos enriquecemos.

El HUM, ¿casualidad?

   Desde hace un tiempo, en diversas lugares del planeta se viene escuchando un misterioso sonido al que se le ha dado el nombre de HUM. Al margen de los numerosos testimonios y grabaciones, es difícil de entender y creer para quienes no lo hemos escuchado. Recientemente un grupo de científicos le ha encontrado una curiosa explicación.

   Los investigadores de la Agencia científica internacional Wosco aseguran que el HUM podría estar provocado por el brusco aumento de la actividad solar y la intensificación de los procesos energéticos en el núcleo de la Tierra, registrados últimamente.”

   Sostienen que la magnetosfera ha perdido su capacidad potencial de amortiguar la radiación solar, por lo que se crean brechas provocando que la energía solar ingrese en nuestro planeta, de manera pura y contundente, causando el ruido que podría deberse a la ruptura de dicho escudo protector.

   Desde que se comenzó a hablar de este sonido, no han faltado explicaciones de todo tipo, incluidas algunas que hablan de gigantescas tuneladoras que preparan grandes bases subterráneas al servicio de la élite.

   Lo curioso es que en la cosmovisión Taoísta, el HUM hace referencia al eje vertical que conecta la Tierra con el Cosmos, vinculando a  las tres redes, Gaia, Humana y Cósmica. Por ello y no queriendo dar por verídica una información que no puedo contrastar, no deja de sorprenderme la conexión entre la explicación “científica” del HUM y la explicación Taoísta. Sí que es verdad que mientras la primera estimula los miedos, la segunda nos habla de desplegar nuestros sueños superándolos.

Un abrazo, Nando

Elaborado a partir de una información encontrada en:

http://nuevodesordenmundial.blogspot.com.es

Náufragos

Naufragio_2002

 

Hace ya un tiempo que el aparentemente tranquilo y fructuoso Mare Mercatus se mostró como el más agitado y traicionero de los mares. Cientos de galeones que orgullosos se sostenían sobre sus aguas han comenzado a hundirse ante el atónito despertar de sus remeros, que poco a poco comienzan a ser conscientes de que no eran los propietarios del navío si no los esclavos que lo hacían avanzar.

 

   Este avaricioso mar ha permitido que durante años estos navíos se enriquezcan continuamente y ahora reclama lo suyo y lo que nunca lo fue.

   Yo en concreto navegaba en el Galeón España. Ya hace unos años nuestros capitanes empezaron a dar muestras de haber perdido el rumbo. Nos arrojaron a los arrecifes justo cuando comenzaba el temporal.

Discutieron entre ellos para ganarse el favor de los remeros, pero no nos explicaron que estaban de acuerdo en las decisiones tomadas. Empezamos a darnos cuenta de que algo no iba bien cuando oímos el grito de “los empresarios y políticos primero”.  Ellos ya tenían sus botes salvavidas preparados hace tiempo.  Sólo pudieron embarcar los que poseían una credencial llamada “pensión vitalicia”. El resto quedamos con el agua al cuello viendo como esos lujosos botes llamados PSOE, PP, CIU, etc. se alejaban del lugar del naufragio, impulsados aún por unos incondicionales galeotes que aspiraban a compartir algo de lo que los capitanes habían prometido.

   El resto aún seguimos a la deriva, huérfanos de botes salvavidas. De entre nosotros, muchos aun sabiendo que fueron los capitanes quienes nos dejaron en esta situación, discuten entre ellos. Unos remábamos a la izquierda, otros a la derecha, incomunicados durante años, empujados por los voceros de los capitanes a odiar a los de la bancada opuesta. Este odio inducido durante años nos ha impedido ser conscientes de nuestra esclavitud, mientras hemos discutido entre nosotros, no hemos sido capaces de amotinarnos y tomar la dirección del barco… y nos impide reaccionar entre sus restos.

 

  Y podemos seguir así un tiempo, mientras sucumbimos en estas tenebrosas aguas… agotando nuestras fuerzas hasta que sea tarde para reaccionar… hasta que quizá regresen esos botes salvavidas y nos ofrezcan un rescate a cambio de un grado más de esclavitud. Pero entre los arrecifes aún quedan suficientes restos del España para hacer un nuevo barco, más ligero… un nuevo barco que exige de la colaboración de los náufragos para construirse, en el que todos debemos remar de mutuo acuerdo, no es una competición, es cuestión de sobrevivir. Es cuestión de salir del traicionero Mare Mercatus y volver a una isla donde poder empezar de nuevo.

   Y os aviso, remeros de otros navíos, de que este avaricioso mar no tiene intención de perdonar a ninguno de los barcos que alegremente se dejaron seducir por sus promesas de prosperidad. Hubo un tiempo en el que vivíamos en tierra, con la Tierra y es ahí donde podemos seguir creciendo. Este mar se ha desvelado traicionero y tanto los que nos ofrecéis refugio en vuestros navíos como los que os reís de nuestra situación estáis a la espera de perecer en él.  

   Amotinaros y volved a Tierra, quedaos con vuestros navíos y dejad a los capitanes a la deriva con sus botes.  Cuando llegue el momento ellos no van a tener compasión con vosotros.

 

Un abrazo, Nando

PD:

1

2

3

Próximamente: cómo desmontar una pirámide.

Triste, pero cierto

 

   Hasta hace no mucho, nuestra sociedad se ha caracterizado por la ausencia de un pensamiento crítico. Existía una verdad única e incuestionable, diferente en cada región país y/o comunidad religiosa, controlada y publicitada por el mandatario de turno.Quizá el primer intento de cambiar las creencias y límites se produjo en el momento en que la iglesia empezó a perder poder en beneficio de la ciencia. Aún así, casi todas las sociedades y más aún las sometidas a dictaduras, no han podido disfrutar de una elección de información libre, si no que ésta ha sido suministrada por los gobernantes y publicitada por los medios de comunicación tradicionales.

   Pero llegó internet, y con ella las verdades no oficiales. Tras los atentados del 11-s, se abrió un nuevo mundo de información alternativa y mucha gente empezó a darse cuenta de que todas las “verdades oficiales” responden al interés personal de quien las crea y publicita. Gracias a esta crisis económica empezamos a ver que el mundo no es gobernado por una democracia real, que las leyes electorales de los países están al servicio de dos únicos partidos, normalmente llamados de “izquierda y derecha” que se alternan continuamente.

   Esta dualidad izquierda-derecha es completamente artificial y su único fin es favorecer la división de quienes tienen el derecho de escoger a los que gobiernan. Esta magnífica distracción nos hace ver enemigos donde no los hay, impidiendo que seamos conscientes de que quienes arruinan países, gente y sociedades no son los del “bando opuesto”, si no quienes siempre van a sacar provecho independientemente de quien gobierne.
La sociedad no se divide en izquierda o derecha, creyentes o no creyentes, blancos o negros, etc… si no entre quienes poseen lujosos yates, mansiones y jets privados y los privados de casi todo excepto de un mísero trabajo que cada vez proporciona menos dinero.

   Afortunadamente mucha gente empieza a ser consciente de esta situación, empiezan a “apostatar” de sus creencias políticas por las que antes discutían hasta con sus familiares cercanos aprovechando cualquier evento familiar. Empezamos a ver que el que hasta ahora era víctima de nuestros iracundos razonamientos, es lo mismos que nosotros, un voto que tan sólo sirve para escoger tu verdugo en un concurso de popularidad cada cuatro años.

   Yo puedo hablar de España, que es el país donde nací. Quiero comentar que en mi país aún queda gente que siendo de la clase obrera, tilda de radical de izquierdas a quién no piensa como él. Que le da más importancia a un odio que alguien se inventó hace mucho, que a sus propios problemas económicos. Que no le importa que su país se vaya a la mierda, mientras sea la derecha quién haga las leyes. Que da más legitimidad a 10´5 millones de votos que a 24 millones de votantes (PP 10,5 millones de votos de 36 millones de votantes, ¿es una mayoría absoluta especialmente para un momento de crisis? ). Que dice que los que protestamos es porque no han ganado los socialistas (maldita sea la falta que hacía tener que volver a aguantarles) y que lo que tenemos es ganas de volver a la guerra civil.

   Pues es así de triste, odiamos más fácilmente a quien tiene nuestros mismos problemas que a quien los crea. Esta gente dinamita su mismo nivel social, como si los que mandan les fueran a invitar a pasar un verano con ellos en su chalet, o a ir un día de cena a restaurantes que ni sospechan que existen. El verdadero enemigo no vive entre nosotros. ¿Cuántos de nosotros vemos a un privilegiado de estos alguna vez? Quizá quienes les cuidan los hijos y les limpian la casa. Los policías, hijos de obreros, actúan de guardaespaldas del poder establecido, pasando por encima de quien ose protestar. Los jueces normalmente les indultan. Esto sucede en España.

   Y por eso me sorprende que en pleno siglo 21, con multitud de herramientas para informarnos y saber de qué va la cosa, aún quede gente tanto en España como en otros países que odian a quienes son como ellos, sin preocuparse de quienes son los que realmente manipulan y perjudican a la sociedad.
Con respecto a Sudamérica cada vez que hay un comentario sobre España sale a relucir un odio que se remonta a 500 años. Nos tachan a quienes somos descendientes de un pueblo oprimido por el poder y la Iglesia de haber aniquilado a no sé cuanta gente. Y basan su odio en ello. Sólo tengo que decirles que mi familia no fue a Sudamérica hace 500 años. Que posiblemente, muchos de ellos sean descendientes de quienes sí lo hicieron. Que si saber que un antepasado suyo se dedicó a la matanza indiscriminada de indígenas para quitarles sus riquezas y dárselas a los nobles y a la Iglesia, les crea algún trauma, no es mi problema ni tengo porqué aguantar insultos. Que su país ya ha pasado por algo parecido a lo que nosotros pasamos y que nadie se rió de ellos. Que las normas de acceso al país no las hacemos los votantes, de ello se encargan una serie de incompetentes, tanto da que se adornen con gaviotas que con rosas. Que quienes muestran una actitud xenófoba con quienes son originarios de Sudamérica y otros lugares, son los mismos que odian a catalanes, vascos y a cualquiera que no vaya a misa los domingos y alce la mano derecha con cualquier escusa. Y quiero que sepan que tienen la misma mentalidad que estos últimos. Que su odio a sus semejantes los hace seres inútiles para crear una sociedad más justa, que a quien benefician es a quien cobra una cifra inmoral cada fin de mes, gracias al empobrecimiento y/o esclavitud de quienes son como ellos.

   No voy a pedir a nadie que cambie de manera de pensar, pero sí me gustaría que reflexione y que lo que defienda lo haga porque sus propios razonamientos le han llevado a ello. Que piense si lo que aparece en los medios de comunicación masivos es porque alguien va a sacar provecho de ello. Y que piense en a quien beneficia con su odio.

PD: Si te gusta este texto, o una parte, compártelo.

Un abrazo, Nando

El pozo

4F22E4ED1   

   En estos momentos, la situación socioeconómica mundial y especialmente en Europa y Oriente Medio no augura nada bueno. Los que "saben" de esto, los mismos que fueron advertidos con tiempo suficiente para evitar este colapso, nos dicen que la situación es pasajera y nos hacen ver que impulsan mecanismos para una recuperación futura. Nadie nos explica en los grandes medios de comunicación que es un pozo que ellos mismos han excavado.

   Y la sociedad entera está atrapada en él. Durante el último año y medio han surgido diferentes colectivos alrededor del planeta pidiendo cambios, pero estos cambios prácticamente se reducen a pedir a quienes han excavado el pozo que nos saquen de él.

  

   Mientras tanto nos peleamos entre nosotros echando las culpas de nuestra situación a otros que están igual de atrapados, pocas voces intentan cambiar odios ancestrales por colaboración para salir de esta situación. Seguimos pensando que si trepamos por encima de los que están en este pozo, los que están arriba, amablemente nos echarán una mano para salir. Pero dudo mucho que quienes se han molestado en cavarlo y prepararlo tan pacientemente tengan la intención de ayudarnos… y mucho menos gratuitamente. Esto es lo que estamos viendo en Europa, a cambio de una escuálida y frágil ayuda estamos perdiendo muchos derechos, viviendas, trabajos… mientras los de "arriba" siguen dándonos magníficos discursos sobre austeridad, echándonos la culpa y repartiéndose el botín.

   En Oriente Medio las cosas están aún peor. Parece que las últimas guerras y la cantidad de muertos en Irak y Afganistán no eran motivo de popularidad para los gobernantes, así que han recurrido al viejo método del "que se maten entre ellos", desestabilizando estas zonas y desinformando en el exterior para justificar "intervenciones libertadoras". No justifico ningún régimen de los que había, pero en ningún caso una guerra civil mejora las cosas.

   Mientras tanto, los de la sociedad "capitalista" estamos en el agujero, unos más que otros. La gente de muchos países cree que como hay sociedades enteras mucho más enterradas, ellos aún están bien. Craso error. En un mundo globalizado cuando hay gente en el otro extremo del planeta que no puede comprar el pan o no tiene una vivienda a donde llevarlo nos afecta a todos.

   Pero los que han cavado este agujero lo han hecho muy bien. No han permitido que cayéramos dentro hasta que estuviéramos fracturados y divididos. Durante muchos años han jugado al "divide y vencerás", creando falsas grietas en la sociedad entre derechas e izquierdas, diferentes credos, diferentes etnias, colores de piel, tendencias sexuales, nacionalismos… hasta el extremo de que hay quien mata por un equipo de fútbol, viendo en un hincha del equipo competidor a un enemigo irreconciliable.

   Nuestra sociedad se ha fracturado de tal manera que ya nadie se acuerda de lo que implica colaboración. Enseñamos a nuestro hijos a competir desde pequeños, competimos en el trabajo, en el ocio, con nuestra pareja…cualquier evento social se transforma en una suerte de competición… y aquellas falsas grietas "creadas" artificialmente, se hacen reales gracias a este odio fomentado por los únicos que pueden salir beneficiado de él, repetido y amplificado hasta la saciedad por sus medios de comunicación.

   Este odio ha arraigado tanto en nuestro interior que nos alegramos de que el "enemigo" se encuentre en nuestra misma situación. Seguimos echándole la culpa de nuestros males y lejos de dudar de quién nos vendió este mensaje, lo repetimos continuamente convirtiéndonos en "trolls" de la sociedad, reventando cualquier intento de crear una nueva forma de entender y salir de esta situación.
Hemos aprendido que el enemigo está al lado. Para ello defendemos a quién está arriba, como si ellos fueran iguales a nosotros. ¿Cuánto de nosotros hemos visto alguna vez a una súper-estrella, un afamado político o un magnate de los negocios? Pocas. No viven en nuestro propio mundo. No nos invitan a sus lujosos yates, nuestros coches no los aparcamos junto a los suyos, mucho menos junto a sus lujosos jets privados, no tomamos una copa en el mismo sitio ni cenamos en sus lujosos restaurantes, pero aun así preferimos defenderles a ellos que tender una mano a quien tenemos al lado. Con internet hemos llegado al colmo del absurdo, antes por lo menos, veíamos cara a cara a la persona con quién discutíamos. Ahora podemos enzarzarnos en una batalla escrita que nos altera, y a la noche podemos estar tomando una copa junto a esa persona o intentando "conquistarla" sin saber de quién se trata.

   Esta es la realidad del pozo. El enemigo nunca ha estado al lado. Siempre ha estado arriba mientras fomentaba la división y sus esbirros cavaban el agujero donde nos encontramos. Piensa en a quién beneficia tu odio, en qué te ayuda a mejorar tu vida, en qué soluciones aporta a la sociedad. Tú mismo te darás la respuesta, no hace falta que yo ni nadie te la dé.

   Si te ha gustado este texto, eres libre de compartirlo con quién quieras.

Un abrazo, Nando

VERDAD (es)

   Si hay algo que nos caracteriza a los humanos es el continuo intento por encasillar cualquier concepto abstracto dentro de unos límites. Límites que pueden ser útiles durante un tiempo si nos sirven de alguna manera para explorar parcelas de la inmensidad de lo abstracto sin perdernos en sus maravillas. Esos límites siempre condicionados por nuestra percepción con frecuencia se convierten en dogmáticos muros que defendemos ante cualquier nueva explicación que intente rebasarlos. Lo que una vez fue una herramienta solemos convertirlo en una prisión.

   La realidad, podemos llamarla verdad, continuamente se haya sometida a los límites de nuestras creencias. Muchas de las realidades personales niegan cualquier otro tipo de realidad, siguiendo el modelo establecido por la realidad colectiva. Los muros de esta realidad colectiva son continuamente reforzados por las descripciones de los estudiosos de la misma (la ciencia) y las consiguientes repeticiones del sistema de educación y medios de comunicación. El hecho de aceptar estas descripciones como la única realidad, rechazando dogmáticamente cualquier otra posibilidad de descripción, nos limita y separa de nuestra esencia.

   Dentro de esta realidad colectiva estamos fragmentados en diferentes realidades, fruto de nuestras creencias personales. Para cada realidad existe una verdad absoluta que se ciñe a su descripción. De esta manera y fruto de las diferentes realidades existen verdades absolutas para cualquier colectivo susceptible de usar un adjetivo terminado en –ismo. En el momento que alguien reclama la verdad o se levanta como defensor de la verdad, hace referencia exclusiva a su descripción de la realidad, negando a la vez cualquier otra. Esta actitud, lejos de acercarnos unos a otros, nos aleja, ya que recibimos como una agresión cualquier información que cuestione nuestras creencias. Tan sólo existen diferentes formas de describir una pequeña parte de una realidad más completa y todas son perfectamente válidas.

   El acto de intentar crear una verdad única y colectiva lo único que hace es crear tensiones. Quizá sea más sencillo empezar a construir algo nuevo partiendo de las cosas que nos hacen iguales. Es mucho más lo que nos une que lo que nos diferencia… y llegando a un punto en que esto forme parte de una nueva realidad, las diferencias serán tan nimias que sería ridículo fijar nuestra atención en ellas.

   Pero bueno, esto tan sólo forma parte de mi realidad, una realidad en continua mutación, que se enriquece con las discrepancias y que se crece al encontrarse con sus incoherencias. Me ha costado mucho trabajo llegar hasta aquí, aunque siempre he creído que era una persona que ha buscado la integración. En estos momentos soy consciente de que mis distintas creencias hasta ahora siempre han sido integradoramente des-integradoras… y que siempre lo seguirán siendo., que cada vez que pienso “ya lo entiendo” estoy creando un muro que puede que tarde mucho en derribar. Tan sólo conozco una forma de relacionarme con lo abstracto y esa es una forma totalmente abstracta, en el momento que soy capaz de crear una mínima descripción, lo estoy limitando… algo que ocurre sin duda al usar el calificativo abstracto.

Un abrazo, Nando

HISTORIA (otra)

   En este post, presento una Historia alternativa, no es mi ánimo tratar de convencer a nadie, tan sólo ofrecer una versión tan real o tan ficticia como la que nos han contado primero los sacerdotes, historiadores y cronistas de la antigüedad, más tarde los arqueólogos y por último las versiones oficiales que editan los gobiernos y publicitan los medios de comunicación.

   En estos momentos la ciencia oficial (a través de sus diferentes ramas especializadas) es incapaz de dar explicación al cómo se hicieron determinadas obras monumentales en los comienzos de la Historia. No hay ninguna explicación concluyente, al igual que no existe ni siquiera consenso en cuanto a su datación, ya que las conclusiones de algunos investigadores independientes remontan las fechas a eras que no son posibles de asimilar por el modelo actualmente sostenido. Es curioso observar como los defensores de un movimiento tan crítico y necesitado de pruebas para su desarrollo como es la ciencia, se cierra en banda para defender teorías, siendo totalmente discriminatorios con sus compañeros que ofrecen (no siempre) evidencias que desmontan lo ya aceptado.

   Bueno, según algunos aventurados investigadores, la historia es muy diferente. Asumimos la mitología y diferentes relatos religiosos de la historia de la humanidad como simples leyendas, lejanas a cualquier echo histórico. La ciudad de Troya, pasó de ser la fantástica ciudad creada por la mente de Homero, para convertirse en algo real gracias al tesón de Heinrich Schliemann. Un hecho de tal relevancia arqueológica, en vez de tomarse como un modelo a seguir y fomentar el pensamiento crítico, se convierte en la excepción que confirma la regla.

   Si nos remontamos a múltiples mitos, leyendas y tradiciones religiosas de diferentes lugares del mundo, muchas de ellas hablan de dioses llegados en carros voladores, y capaces de lanzar rayos y algunas otras maravillas, quizá no muy diferentes de las que podemos realizar en la actualidad. Es de agradecer la mente preclara de los que a la hora de interpretar lo que podría ser un carro volador, no han llegado más allá de entender que se trata de un vehículo de tracción animal capaz de volar; algo imposible, por lo tanto falso. También es de agradecer la colaboración de otra rama de la ciencia, las matemáticas: el hecho de que 1+1=2 no deja duda ninguna.

   Estos antiguos dioses se presentaban con una frase muy conocida por todos nosotros: ellos eran nuestros creadores. Lejos de haber sido creados para hacerles compañía, lo que normalmente nos cuentan las más antiguas crónicas conocidas, es que fuimos creados como mano de obra. Durante un tiempo convivieron entre nosotros hasta que desparecieron. En esa transición en la que comenzaron a surgir las primeras civilizaciones (conocidas) también aparecieron las castas sacerdotales y la aristocracia.

   Desde entonces el mundo se ha convertido en un gigantesco tablero de ajedrez, de idas y venidas de civilizaciones, conquistas, religiones… siempre en base al conflicto. Con el tiempo una determinada concepto de sociedad sostenida por una clase dominante y arropada por unas creencias religiosas basadas en el miedo y la culpa, comenzaron a tomar la iniciativa con respecto al resto de sociedades, mientras el seno de esa sociedad se veía continuamente fragmentado y envuelto en luchas fratricidas debido a diferentes conceptos religiosos o nacionales. Su dominio en base al terror se extendió por todo el planeta siendo la esclavitud física y religiosa sus principales herramientas.

   A medida que la sociedad se fue asentando, se hizo evidente que las viejas formas de control eran insuficientes. Había que cambiar de modelos, pero si los nuevos sistemas de control eran promocionados por los mismos mandatarios, sería más que evidente la ausencia de cambio. La manera más eficiente de realizar estas transiciones fue crear diferentes movimientos de disidencia con respecto al poder establecido. Por un lado la ciencia oponiéndose a la dogmática iglesia, por otro lado diferentes movimientos sociales opuestos a la élite gobernante.

   Todo esto generó un nuevo concepto de sociedad que con el tiempo se ha ido exportando al resto del globo. Una sociedad sostenida por un concepto democrático del sistema que permite que las mismas grandes familias que gobernaron el planeta sigan gobernándolo a través de las instituciones y el sistema económico del que son prisioneras, mientras que la ciencia crea un nuevo dogma que se convierte en el modelo de educación. Los mismos amos, el mismo sistema.

   De esta manera llegamos a una sociedad fracturada y enfrentada, con una gran carga de miedo y culpa en su seno, disociada totalmente del pensamiento crítico gracias a la educación controlada y manipulada (cada vez más fácilmente gracias a la tecnología)continuamente por los mismos seres que la crearon. Fuimos sus esclavos desde el principio. Pero han llegado a tal nivel de refinamiento en sus métodos que ahora lo más que podemos hacer conscientemente es pedirles que nos traten mejor, que nos den un trabajo y que nos permitan tener un techo.

   Desde el punto de vista de esos dioses creadores, no somos más que su granja particular, creada para su beneficio, no tan diferentes de las que nosotros creamos para someter y aprovecharnos de seres “inferiores”. Quizás haya entre ellos algún “dios ecologista” que defienda que los humanos somos seres conscientes y que tenemos derechos….

   Es una manera diferente de explicar la historia, ni mejor ni peor que la oficial, pero que curiosamente, nos lleva al mismo sitio. El entramado de leyes promovidas por políticos controlados por los dueños del sistema económico mantiene el control absoluto de la sociedad. El sistema de adoctrinamiento es obligatorio desde la infancia hasta el final de la juventud. El sistema médico es controlado por empresas que se benefician económicamente de la existencia de enfermedades. La sociedad ha pasado de vivir en el campo y hacer su pan a vivir en celdas urbanas y tener que comprar el pan. En esta transición del campo a la ciudad hemos perdido la capacidad de alimentarnos de una manera más saludable y tenemos que alimentarnos con comida producida de una manera intensiva, contaminada químicamente y son escaso valor nutricional. Vivimos en un régimen de esclavitud con el suficiente margen de libertad y la suficiente cantidad de anestesia para que no seamos conscientes de nuestro estado. Cada vez que quieren crear nuevos conflictos o recortarnos su libertad (no es nuestra) lo hacen con nuestro beneplácito, sin casi oposición, ya que a través de sus medios de comunicación han creado la pertinente alarma social. Los diferentes conatos de denuncia y de creación de sistemas alternativos son continuamente desprestigiados y reprimidos gracias a las fuerzas del orden. En este país se vive en estos momentos un movimiento social prácticamente permitido por la clase dominante. Quizá el único movimiento social que se haya acercado un poco a la solución fueron los controladores aéreos este otoño. Algo bien debieron hacer cuando toda la clase política y el 100% de los medios de comunicación arremetieron contra ellos y fueron “militarizados”. Al final fueron los más odiados. ¿Nadie se plantea que los mismos gobernantes a los que ya no creemos y los medios de comunicación que continuamente ejercen de repetidores de los comunicados oficiales quizá nos estarían manipulando?

   Leí hace poco una reveladora frase: si la democracia serviría de algo, sería ilegal. No sé si todo lo relatado es real o ilusión, pero si es ilusión, no entiendo el porqué diferentes personalidades del mundo político, aristocrático económico y religioso de vez en cuando son fotografiados haciendo el símbolo de los cuernos con sus manos. Tampoco encuentro sentido a la simbología oculta en diferentes logotipos, calles y monumentos en todo el mundo. No entiendo porqué todos ellos se reúnen de vez en cuando sin explicar a nadie las decisiones que toman. Si todo es ilusión, realmente es muy difícil explicar tantas cosas…

   Lo que sí siento es que todo este proceso nos ha deshumanizado. Que últimamente sólo aflora nuestra humanidad ante las catástrofes naturales (las provocadas por las guerras ya no nos conmueven) y que estos atisbos de humanidad son canalizados por los medios de comunicación y fagocitados por políticos y ONGs. En todo este proceso hemos olvidado lo que somos, en esta realidad antropocentrista, la Naturaleza es un sujeto pasivo que necesita que la protejamos de nosotros mismos. Nos hemos desconectado tanto del planeta que nos ha dado la vida, que sólo vemos en el la superficie que queremos explotar y los animales y plantas que queremos controlar y/o de los que queremos nutrirnos. Ya no somos conscientes de que la mesa sobre la que comemos hace no mucho fue un árbol… ni de que el alimento que ingerimos hasta hace poco era un ser vivo… Ya nadie se pregunta cómo es posible que tengamos que pagar por comer y cobijarnos en el planeta en el que nacimos.

   Hemos delegado nuestra soberanía personal en diferentes especialistas: docentes, políticos, medios de información, sacerdotes, médicos… que nos dan todo hecho… a su medida. El único cambio posible empieza pro reconocer lo que somos, olvidando lo que hemos aprendido hasta ahora. Cualquier otro cambio sostenido en una mínima parte por las creencias personales o colectivas, simplemente será una pequeña remodelación del sistema.

Un abrazo, Nando

DESESTRUCTURACION DE LA SOCIEDAD

    Hace unos meses, se aprobó la polémica ley antitabaco, lo que más me llamó la atención fue la insistencia de sus responsables en la necesidad de colaboración ciudadana, bajo el concepto de responsabilidad social, se animaba a denunciar a los infractores. Actualmente se está preparando la ley de igualdad. El concepto de igualdad: “el derecho a la igualdad y la no discriminación por razón de “nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social que consagra nuestra Carta Magna fue instaurado únicamente con la finalidad de proteger a los ciudadanos frente a las actuaciones arbitrarias y discriminatorias de los poderes públicos, no como un instrumento para restringir la libertad de los ciudadanos”. Pues bien, esta nueva ley da la vuelta al concepto de igualdad haciendo susceptible de ser sancionado a cualquiera que tenga una actitud discriminatoria. Al igual que la anterior ley promovida por el mismo ministerio, se sustenta en la idea de colaboración ciudadana.

    ¿Cuál es la finalidad de todo esto? Dudo mucho que sea la de promover la igualdad entre los ciudadanos. En cambio, sí que fomenta la desestructuración social. Es evidente que es mucho más fácil manipular una sociedad dividida. Gracias a las diferentes divisiones de la misma, nacionalismos, feminismo y machismo, diferentes colectivos como ecologistas, izquierda, derecha, inmigrantes, cristianos, musulmanes, etc., tenemos la impresión de que cuando a un colectivo le sucede algo, no repercute en el conjunto de la sociedad. Normalmente las teorías creadas por políticos y magnificadas por los medios de comunicación crean tensiones en la sociedad, de esta manera en vez de ayudarnos unos a otros, tendemos a alegrarnos de los problemas que pueda sufrir un colectivo opuesto al nuestro.

    Todo esto se ve facilitado por nuestras necesidades de identificarnos con colectivos y de justificar nuestros problemas a través de causas externas y ajenas a nosotros y nuestros ideales. Cuanto menos queremos saber de nosotros mismos, más necesitamos reclamos externos para identificarnos. Al final nos recluimos en ghettos sociales, donde nos identificamos con sus gustos e ideales, donde día a día percibimos un único mensaje que nos aleja de la realidad social, dejándonos aislados en nuestra realidad paralela particular. Desde esos privilegiados observatorios, reductos de la Verdad, analizamos todo en base a nuestras ideas… y lógicamente, los problemas sólo pueden venir del exterior.

    En el momento que nos referimos al resto de seres humanos en base a descripciones de los diferentes colectivos a los que los asociamos, pierden su humanidad. Nos convertimos en colaboradores del deterioro del tejido social. La sociedad implica al 100% de los seres, las distinciones de cualquier tipo, generan separación.

Un abrazo, Nando