Archivo de la categoría: CONCIENCIA DEL ESPACIO

CONSCIENCIA GLOBAL/PERSONAL

   Desde hace algún tiempo me permito reconocer en los espacios que visito a un igual. Desde que me permito percibirlos de esta manera, Ellos me habitan y me susurran. A veces visito lugares que desconozco, acompañado por un impulso interno que me obliga a seguir un determinado camino… Antes lo llamaba curiosidad… ahora sé que son Ellos que me reclaman.
   
   En la medida que me lo permito, estos Espacios me enseñan… comienzo a recordar… Estos lugares no dejan de ser un fractal de la Madre, Gaia, al igual que cada uno de nosotros somos un fractal de la Humanidad. Cada uno con sus particularidades, siendo en el fondo todos iguales.
  
    Y en mi surge la necesidad de compartir esta información…
  
    Cuando desarrollamos nuestras vidas y proyectos personales, pocas veces tenemos en cuenta los lugares que escogemos para hacerlo. Al igual que en nuestras convivencias y proyectos de grupo, muchas veces dejamos de tener en cuenta a nuestros compañeros e intentamos imponer nuestros criterios. Cuando aplicamos nuestras perspectivas a esos espacios que se ofrecen para compartir nuestros sueños, pocas veces los tenemos en cuenta.

En este momento, para mí es igual de importante que mi sueño sea compatible con el sueño del espacio en el que quiero desarrollarlo. No usar el título de propiedad de un espacio para hacer y deshacer a mi antojo… ¿Cuánto respeto hay en desbrozar un terreno para implantar una huerta? No es tan difícil acercarse con humildad a ese espacio y sentir lo que nos gustaría hacer ahí. No dejar que nuestras ideas preconcebidas sobre rentabilidad, mercados, gustos y demás interfieran en la creación de nuevos sueños. A la vez que recordamos el respeto por nuestro entorno, no como un objeto pasivo e inanimado que necesita nuestra protección, podemos ir recordando cómo ser más respetuosos con los demás habitantes del planeta…

Es un gran paso adelante empezar a ser conscientes de cuantas veces intetamos imponer nuestro criterio… sobre todo si esto nos lleva a darnos cuenta de que esa necesidad proviene de nuestras creencias, de nuestros miedos… Así es como nos relacionamos muchas veces con el entorno y sus habitantes, con nuestras parejas, hijos familia, compañeros, mascotas…


Un abrazo, Nando
Anuncios

PROYECTOS Y SUEÑOS


A lo largo de mi vida he ido aprendiendo que las situaciones y proyectos se desarrollan en un contexto que se ha mantenido en constante evolución. Ese contexto, en sus diversos aspectos: social económico, etc… ha mantenido en su evolución una dirección única. Esa ha sido y es la realidad a la que nos aferramos y sostenemos entre todos constantemente.

Actualmente comienzo a encontrarme inmerso en otra realidad mucho más abstracta , que mis creencias antiguas no consiguen ni explicar ni justificar. A la hora de creación de proyectos, tengo muy en cuenta esta realidad más abstracta; mis sueños y proyectos futuros se nutren y crecen en otros mundos diferentes de lo acostumbrado. Pero la inercia me lleva continuamente a aplicarles los mismos procesos de creación que usaba antiguamente.

En estos momentos la Tierra cambia, nuestra sociedad se convulsiona… y empezamos a darnos cuenta de que no podemos plantearnos nuestras vidas de la misma manera que lo hemos hecho hasta ahora… Algunos han dado por sentado que podían implicarse en hipotecas, porque su situación económica iba a mantenerse y mejorar… otros han construido sus viviendas dando por sentado que iban a sobrevivirles… hasta que un tsunami o un terremoto han cambiado la situación…

Si algo he aprendido de todo esto, es que es interesante tener en cuenta estos espacios donde queremos crear nuestros proyectos, en vez de imponer nuestros criterios firmemente sostenidos por nuestras creencias de lo mejor o lo más lógico. Que a la hora de proyectar nuestros sueños es interesante darles libertad, tener sueños vivos que crecen y se adaptan a nuestras necesidades… dejar atrás un mundo de sueños rígidos.

Un abrazo, Nando

UNA REALIDAD PARALELA

   Cada día que pasa, nueva información asalta mis sistemas de percepción. Cada día que pasa, nuevos artículos sobre la ciencia más vanguardista llegan a mí confirmándome que mi cambiante percepción de La Realidad no está tan desorientada.
   
   ¿Cuál es esa Realidad? ¿Qué Realidad vivo? Siento que existe esa nueva Realidad, mucho más rica, completa y abstracta de lo que mi hemisferio izquierdo puede llegar a comprender y aceptar con lo que ahora sabe. En cambio, en la medida que me dejo, mi hemisferio derecho, disfruta de esa nueva información mientras mi corazón palpita de alegría por el reencuentro entre mi conciencia y ese maravilloso entorno que siempre supo que estaba allí.
   
   Esa nueva Realidad que siempre ha estado rodeándonos y de la que siempre hemos formado parte. En la medida que me permito a mí mismo que esa nueva información me Habite, nuevas puertas se abren en mi interior. Puertas olvidadas, algunas tan deterioradas que da miedo asomarse a ellas y que duelen al abrirlas. Puertas que me enseñan la historia de mi vida y están contentas de ser reparadas con amor y dedicación. Algunas de ellas, cubiertas de polvo, me permiten asomarme a mis percepciones de la infancia… Y me muestran que no estoy aprendiendo nada nuevo, que tan sólo me limito a recordar. Y hay otras puertas nuevas, a estrenar, que guardan celosas recuerdos aún no vividos…

Y encuentro gustoso parte de la respuesta a mi pregunta: sé que ahora comienzo a vivir en esa nueva  Realidad. Sé que hasta ahora y gracias a las limitaciones de percepción que he ido aceptando a lo largo de mi vida, tan sólo he vivido en una realidad paralela…
 
Un abrazo, Nando

CONCIENCIA DEL ESPACIO

Parte de mi viaje personal me ha ido acercando a una vieja manera de comprender una parte de nuestra relación con Gaia. Siempre pensé que entendía el concepto del poder o no poder vender un terreno, un espacio que siempre estuvo ahí. Con el tiempo he podido reconocer que detrás de esos paisajes y espacios habita una sabiduría inconmensurable. Supongo que una parte de esta limitación viene del egocentrismo humano.
Poco a poco he permitido que estos espacios me habiten ellos a mi. Son ellos los que escogen quien ha de pasar un cierto tiempo en su compañía… Ya no soy yo quien se baña en el río ni el que se abraza a un árbol… es el Río quien me baña y el Árbol quién me abraza. Empiezo a reconocer la inmensidad de lo abstracto, otras realidades largo tiempo evitadas… que superan con creces mis inútiles intentos de encasillarlas con mis conocimientos.
Poco a poco una luz interior me recuerda que, donde mis sentidos se esfuerzan por mostrarme cosas, habita la Consciencia.

Un abrazo, Nando