HISTORIA (s)

   Ya hace años que me creo poco de lo que me contaron en el colegio. Pocas asignaturas se libran de esta criba: gimnasia, manualidades y quizá las matemáticas y la geometría… pero si hay alguna especialmente maltratada, es la Historia. Reza una famosa frase que la Historia la escriben los que ganan, es decir siempre va a imponerse la versión de gente que ha tomado parte en su desarrollo… ¿y si siempre ganan los mismos? (Aquí un buen ejemplo)

   Últimamente están en boga las teorías conspirativas… no faltan motivos para ello. Gracias a internet podemos compartir mucha más información, la mayor parte de las veces ninguneada por los grandes medios. ¿Y de qué nos sirve? Si toda esta información se acumula en nuestra mente al igual que grandes bibliotecas… ¿De qué me sirve amontonar conocimientos si no soy consciente de lo que siento? Si tengo mi capacidad de discernimiento totalmente neutralizada… nos educaron en la credibilidad… los curas, los profesores, los gobiernos, la medicina, los profesionales de la comunicación… y nosotros gustosamente aceptamos todo eso. Es más cómodo que nos den todo masticado y casi digerido que cuestionar lo que nos rodea.

 

  Ahora mismo nos creemos otro tipo de historias, espiritualidad, conspiracionistas, conspiracionistas que sospechan de otros conspiracionistas… y no deja de ser un juego de medias verdades y verdades a medias, y al igual que en la Historia, cada uno tiene su verdad. Pero lo interesante es encontrar algo útil en todo este caos informativo que nos satura. Y por útil, entiendo algo que nos lleve a cuestionar nuestras propias creencias y límites, algo que resuene en nuestro interior… que nos ayude a desempolvar recuerdos… redescubrir algo que ya supimos hace años… y que quedó sepultado bajo toneladas de creencias y dogmas en el momento que empezamos a creernos todas las verdades y versiones oficiales que nos han ido ofreciendo a lo largo de nuestras vidas, y repito, que hemos aceptado gustosamente.

   Con respecto a las historias que hemos ido aceptando, la Historia oficial tiene muchos cabos sueltos. Las grandes teorías que sustentan parte de nuestro sistema de creencias, no han pasado de teorías, y cuanto más avanza la ciencia más difícil son de demostrar. La comunidad científica en general rechaza a cualquiera que ose intentar rebatir cualquiera de sus ¿dogmas? Curiosamente creo recordar que en sus comienzos los científicos tuvieron el mismo problema con La Iglesia.

   Aún así, en la época escolar, si no le demostramos a nuestros profesores que nos creemos la Teoría de la Evolución o que Colón descubrió América, jamás llegaremos a ser ciudadanos de provecho…

   Desde siempre me interesó la Historia, aunque continuamente tuve la sensación de que no nos contaban muchas cosas. Ahora gracias a la cantidad de información que alberga internet, he podido ir montando mi puzle personal, una secuencia de acontecimientos que siento lógica y que me ayudan a tener una mejor comprensión de mi entorno… lo cual no quiere decir que sea así para siempre. Pero lo que más me sorprende es reconocer que muchas de estas cosas ya las intuía desde pequeño. Al final, se trata de ir creando una perspectiva global… normalmente, cuanto más nos especializamos en un tema, menor es la perspectiva que tenemos del conjunto… así surgen los –ismos. Comenzamos a vivir pequeñas realidades completamente ajenas a la realidad global…

   Todo esto gira en torno a la situación que vivimos actualmente a nivel social. Aparentemente todo gira alrededor de una serie de personas que de una manera orquestada han ido tejiendo un sistema que se retroalimenta y que con el paso de los años deja más poder en las manos de un selecto grupo de personas.

   Los grandes cambios que han ocurrido hasta ahora son fruto de unos intereses concretos… cuando la población hastiada arremete contra los mandatarios y provoca cambios en el sistema, reciben con los brazos abiertos a los nuevos dirigentes… hasta que con el paso de los años nos damos cuenta de que las cosas ni han cambiado ni han mejorado… para nosotros. Simplemente el sistema se ha actualizado a sí mismo para poder seguir perpetuando las diferencias.

   Antiguamente la ausencia de un tejido social, permitía que los grandes cambios se impusieran por la fuerza; en un mundo de esclavos al servicio del señor de turno esto era muy fácil. Con la llegada de la Revolución Industrial la sociedad fue ganado mayor autonomía… y poco a poco fueron cambiando los medios de control. Es menos conflictivo para la élite realizar grandes cambios en la sociedad si es la misma sociedad quien la demanda. Para ello cuentan con las mejores herramientas: los medios de comunicación, la educación (proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar) y nuestro miedo.

   Desde entonces, prácticamente los grandes jaques a la sociedad los hemos propiciado nosotros mismos. Los medios de comunicación crean una alarma social, nuestra educación (falta de pensamiento crítico) y nuestro miedo hacen que aceptemos esa información como infalible… y la élite propone cambios, que nosotros aceptamos gustosamente… orgullosos de haber ayudado a mejorar la sociedad. Así de sencillo.

   Para mí no deja de ser curioso la cobertura y publicidad que se ha dado a las protestas del 15M, igualmente curioso me resulta que en vez de plantearse un cambio de sistema, las reclamaciones vayan en la dirección de arreglarlo. Si el sistema en que vivimos no sirve, ¿no sería mejor inventar uno nuevo? Si no somos conscientes de que hasta ahora sólo hemos tenido lo que la élite nos ha dejado tener, no seremos capaces de ir más allá de reclamar lo que ahora no nos dejan tener: un trabajo y una vivienda.

   ¿Y qué tiene que ver todo esto con la consciencia? Hay muchas formas de entenderlo. Para mi la clave está en el antropocentr-ismo y el ego-ismo. Por un lado el concepto de lo mío y por otro la idea de que somos los dueños y señores del planeta. Mi casa, mis hijos, mi mujer, mi, mi, mi… y todo lo que hay en mi terreno me pertenece, árboles, animales… Y así nos comportamos. Todo lo que nos pertenece es susceptible de ser usado en nuestro provecho de la forma que creamos conveniente. ¿Qué diferencia hay con la actitud de un político que actúa desde la legitimidad que le da su cargo? Es evidente que las leyes se hacen a medida de los poderosos, pero quienes las hacen, actúan desde sus creencias y provecho. Igualmente sucede con los propietarios de las grandes multinacionales, son sus empresas, sus trabajadores…

   Si esta actitud desde el punto de vista de la propiedad y la superioridad, nos legitima comportarnos con total falta de respeto hacia nuestro entorno (social, familiar, ecosistemas) ¿cómo podemos pretender que sean otros los que cambien primero? Estos oligarcas no dejan de ser un reflejo de nuestra actitud hacia la vida. Hace mucho que creen que les pertenecemos y actúan en consecuencia, al igual que nosotros hacemos con lo que consideramos que nos pertenece y que es inferior a nosotros.

   Todo esto mi sentir… para mí no es un conjunto de información. Y es mi sentir actual, al igual que todo lo que expreso a través del blog. Es fruto de muchos cambios de perspectiva, que espero que se sigan produciendo.

Un abrazo, Nando

Anuncios

Publicado el 30/05/2011 en CONCIENCIA GLOBAL. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: